Tão artificial como devia ter sido o mundo quando foi criado








“Se eu dissesse que Brasília é bonita, veriam imediatamente que gostei da cidade. Mas de digo que Brasília é a imagem de minha insônia, vêem nisso uma acusação; mas a minha insônia não é bonita nem feia – minha insônia sou eu, é vivida, é o meu espanto.”
                  Clarice Lispector

Durante la residencia OCA en Brasilia, me interesó conocer la dinámica de la ciudad. Una ciudad joven, inaugurada como capital de Brasil en 1960. Brasilia no fue un asentamiento humano que fue creciendo y “desarrollándose” con el paso del tiempo, más bien fue una ciudad creada desde cero, construida a partir de “teorías intelectuales” sobre cómo mejorar la vida de las personas, bajo esa promesa de modernidad de progreso y desarrollo sin importar que tuviera que pasar.

Brasilia es uno de los lugares más representativos de la modernidad en Latinoamericana, con sus edificios monumentales e impecables y su distribución urbanística que funciona como una gran oda a la máquina, donde el trasladarse se vuelve una acción difícil si se realiza caminando, de repente en Brasilia la acción de caminar es un acto de resistencia. 

Al igual que el trabajo que he venido realizando en los últimos años, mis propuestas son un intento de replantear las ideas de progreso y desarrollo en Latinoamérica, temas como la economía, el poder, la migración y la transformación constante a partir de la “promesa de modernidad”, son revisados como una especie de proceso. Realizando interrelaciones continuas entre lo que se denomina “hecho histórico” y lo omitido, entre lo que se materializó y lo que apenas quedó perceptible. Resemantizando imágenes, objetos y símbolos, así como la utilización de lo textual como recurso de resignificaciones, donde lo lingüístico se interrelaciona con lo objetual, lo espacial y lo visual.


Tão artificial como devia ter sido o mundo quando foi criado.

Es parte de una serie de acciones registradas en video y fotografías que tienen lugar el sector este del eje monumental del Plano Piloto de Brasilia, en el área dedicada a los órganos del Gobierno Federal, la Plaza de los Tres Poderes y la Explanada de los Ministerios. Una acción que de ella surgió una serie de trabajos relacionados.

Danilo Pereira la persona que realiza la acción, migró hace algunos años a Brasilia junto a su familia en busca de mejores oportunidades. A pesar de esto no tienen donde vivir, por lo cual tienen que improvisar hogares donde no exista tanta persecución del Estado por medio de la policía, Danilo trata de subsistir a partir del trabajo informal de recolectar residuos reciclables en la basura. Con ayuda de un caballo recorre la ciudad, este como una herramienta para facilitar el traslado, ya que caminando no podría realizar esta actividad.
Según nos comentó Danilo, al finalizar este año (2018) el gobierno de la ciudad dio la orden de prohibir y eliminar el uso de caballos en la ciudad, imposibilitando con esto que las personas traten se subsistir de esta manera.

La acción parte de un extracto de un texto de Clarice Lispector titulado Brasilia, la frase: “Tão artificial como devia ter sido o mundo quando foi criado.” (Tan artificial como debía haber sido el mundo cuando fue creado), es escrita en dos mantas y colocadas en una carrosa construida por Danilo para la recolección de material, la cual es llevada por él a pie a lo largo de los edificios de los órganos gubernamentales de Brasil, donde su movilización tiene implicaciones penales.